Un poco de todo.

El año pasado tomé una decisión un tanto brusca y radical, pero hasta el día de hoy, de lo único que no me he arrepentido es de haberla tomado antes. Había dejado de lado muchos libros de enriquecimiento espiritual interesantísimos, así que el año anterior decidí aparcar todo tipo de literatura secular y centrarme en ellos. El resultado fue un enorme aprovechamiento de reflexiones profundas y consejos prácticos para la vida que, siento, me han hecho mejorar y salir de “mi mundo”.

Literalmente, 2016 fue el año en el que más libros leí. Perdí la cuenta de todos los títulos leídos, pero recuerdo perfectamente aquellos que me dejaron una profunda huella. Y de hecho, sigo recurriendo a ellos muy, muy a menudo.

Este año, con el tema de mi pequeñín, estoy consciente de que no tendré el mismo tiempo para leer la misma cantidad de libros que el año pasado, pero… tengo unos títulos buenísimos que al menos valen la pena que luche por intentar leerlos.

Ahora mismo,estoy leyendo dos libros: “Una vida con propósito” de Rick Warren, (sí, una vez más), y “Dios tiene un plan maravilloso para tu vida: el mito del mensaje moderno”, este último de Ray Comfort.

El 2016 fue un año importantísimo para mí, y una de las cosas más relevantes que me dejó como herencia, fue el hecho de crear el hábito de buscar a Dios cada día, sin escatimar en tiempo ni basándome en estructuras previamente aprendidas. Quiero decir, he aprendido (y sigo aprendiendo) a simplemente “pasar tiempo con Jesús”. Adorarle, escucharle, y por último, si es necesario, pedirle.

Como algunos saben, hasta llevo un diario que me permite registrar día a día lo que vivo con Jesús en mi tiempo con Él. También estudio la Biblia, obviamente. Ahora estoy con 1 de Corintios y con la lectura sistemática de los Evangelios (una costumbre que adopté ya hace muchos años).

Un abrazo a todos. Tengo que ir a planchar ropa de bebé jeje.

Manipulación.

«Algunas de las formas de manipulación son el enfado y la indiferencia. Hay personas que reaccionarán de esta manera cuando tú no pienses como ellos, o no hagas lo que esperan de ti. Qué importante es fortalecer nuestra identidad para no ceder ante la intimidación. Dios nos hizo libres. Y nadie tiene el derecho a robarnos la libertad…»

Lihem.6892683-bench-in-woods-wallpaper

Un corazón encendido.

«Abraham tenía de todo, pero nada era suyo. Este es el secreto espiritual, la dulce teología del corazón que se aprende en la ESCUELA DEL RENUNCIAMIENTO. Los libros de teología sistemática no hablan de esto, pero los entendidos lo comprenden.»

—A. W. Tozer.

Esta frase es el resumen de lo que ha sido mi vida a lo largo de este año. Los que han leído mis Blogs asiduamente en estos meses, se habrán dado cuenta de un nuevo tono. Estos escritos suelen reflejar por entero mi vida, mis emociones y experiencias. Y estoy feliz de que, cuando los años pasen, tendré la oportunidad de volver a leerlos y revivir de esa manera el paso-a-paso de este año, al cual he denominado “el mejor año de mi vida”. 

Morir. Renunciar. Entregar. Buscar. Estas palabras son un resumen aún más conciso. Miro a mi alrededor, y hay algo que me emociona enormemente: personas que han oído mi experiencia este año, han sido encendidas en sus corazones. Han tomado o están tomando decisiones similares a las mías, con el fin de entrar en un nuevo nivel de profundidad y continuidad en su búsqueda de Dios. Talvez eso me emocione tanto, como haber encontrado el camino, al fin.

En mi espíritu siento un fuego que quema; y quema a diario. ¿Dónde está aquella “yo” que era antes? Digamos que he muerto. He muerto y he vuelto a nacer con más vida que antes. De hecho, he nacido a una nueva vida, más real, más hermosa, más profunda. Lejos de la vanidad que antes me dominaba. “Mi parte, no me será quitada jamás”.

No cambio mi “nueva vida” por nada. Mi hijo, que está en camino, se ha sumado a esta nueva vida. Veo los resultados en mi matrimonio, en mi hogar, en mis relaciones con los demás. Veo corazones encendidos, pequeñas llamas que van creciendo, y que a su vez encienden a otras. Eso me hace saber que ha valido la pena todo el proceso que he vivido.

Si quieres que te cuente más, tomamos un café.

Lihem Ben Sayel… 🙂

Adiós, mi querido amigo, con quien podía hablar de literatura…

Fíjense, que no encuentro mejor expresión para describir lo que siento. Qué fastidio. No se imaginan el enorme bajón que me ha venido al conocer que hoy era el último chat digital de Carlos Boyero en “El País”. Precisamente ayer había pensado en hacerle una pregunta (ya que hace mucho que no lo hacía). Y cuando entro a la entrevista digital, afirman que era su último chat.

Qué ENORME fastidio. Y hasta unas pocas ganas de llorar. ¿Dónde se supone que volveré a contactarme con él? Les parecerá ridículo, pero a estas alturas era la única persona con la que podía sentir cierta afinidad (en algunos aspectos, obviamente). Las otras personas se han ido. Otra vez encerrada en mi propio laberinto.

Parece una tontería. Pero créanme, que a estas alturas de mi vida llena de “crisis de amistades que nunca cuajan del todo”, personas lejanas (pero a la vez cercanas) como Boyero, eran un hermoso ideal. Le deberé un par de cosas, entre ellas, que me haya presentado a Jhumpa Lahiri. La escritora más elegante y quirúrgica que conozco.

Adiós, mi querido amigo, con quien podía hablar de literatura…

P.d.: No es recomendable escribir de estas cosas mientras escuchas “Gymnopédie #3” de fondo. Te pones a llorar. (En caso de embarazo, el malestar se torna agudo).

Los 31, muy bien celebrados

Con mis amigos, los jóvenes de “Pura Vida”, el mismo día de mi cumpleaños. Un día lleno de emociones, detalles y lindas sorpresas. Allí mismo, mi esposo y yo decidimos comunicarles a ellos lo que hace sólo un día sabíamos: que íbamos a ser padres 🙂 Fue el cumpleaños más hermoso y emocionante.

13497877_10153644933683062_7187184622188599948_o

Ellos me conocen tanto… Globos color violeta, una estrella de David, y sobre todo: ¡una tarta con la figura de una chica (que según ellos era “Lihem ben Sayel”) leyendo varios libros! jaja… La tarta más original que me han hecho hasta ahora. No me lo esperaba. Tanto amor te hace sentir abrumada.

13528305_10153644933688062_4964144617765714865_o

Estas chicas son las mejores. Son algunas de las chicas de mi grupo de amistad. Me dieron una enorme sorpresa por mi cumpleaños y por la reciente noticia de la maternidad. Fue un día realmente hermoso junto a ellas. También debo decir que fueron las primeras en regalarme prendas de ropa para mi bebé <3. ¡Las amo!

13582054_10153653618843062_8136909530306372299_o

Y, para finalizar tantas buenas noticias, celebré con mis amigas más cercanas. Tuvimos un delicioso almuerzo árabe: falafel, humus, mutabal, cous-cous de cordero. Y cómo no, no pude resistirme a bailar algunas canciones árabes (aunque ante la atenta mirada de mi madre y mis amigas no podía hacer los movimientos de siempre, ni bailar con tanta intensidad jaja). ¡Son únicas!

13613163_10153677871003062_6897398059695963443_o13613614_10153677856088062_776129150290563172_o13603729_10153677856098062_1129046121351451538_o

Y bien, éstas han sido algunas imágenes y celebraciones del mejor cumpleaños de mi vida, con el mejor regalo que me hayan podido dar: mi bebé, ya que me enteré que estaba embarazada justo el último día de mis 30 años.

¡Dios, eres insuperablemente maravilloso!

—Lihem…

Es oficial. 

Hace años, cuando me preguntaban acerca de mis cantantes favoritos, sólo podía mencionar a Ofra Haza, Nancy Ajram, Paul Wilbur, y poco más… (A Celine Dion le he tenido aprecio, pero reconozco que desde la adolescencia no escucho sus canciones).

Cómo cambian las cosas. Ahora mis playlists favoritas están plagadas de las canciones de cierta señora guapa, desenfadada, original, con una voz fascinante y auténtica, y apasionada por la intimidad con Dios. Escribe sus propias canciones en una atmósfera que adivino totalmente cargada de sobrenaturalidad. Y canta esas mismas canciones con una pasión desbordante. En más de una ocasión me he reído viendo sus vídeos, porque en ocasiones gesticula de una forma tan extraña, que me da la impresión de que olvida que está frente a las cámaras y un público. Y eso creo que es una de las cosas que más me gusta: su seguridad en sí misma, no tiene miedo al ridículo. 🙂

La descubrí por casualidad en uno de sus famosos spontaneous “Everything to you”. Y luego seguí con “Our Father”, “Heaven come” (que es una especie de himno para mí), “Sweet praise” y muchas otras…

En definitiva, tengo que reconocer que ha ocurrido sin buscarlo, sin darme cuenta, sin pretenderlo, pero sí señores, es oficial: Jenn Johnson es mi cantante favorita (por encima incluso de mi tierna y a la vez intensa Kim Walker).

Las estadísticas no mienten, y escucho más las canciones de Jenn que las de cualquier otro cantante o grupo.

¡Bienvenida a la banda sonora de mi vida, querida Jenn! ❤


Esos días.

Esos días cuando las cosas cambian así, de pronto, y para siempre. Esos días cuando es mejor estar en armonioso silencio, antes que articulando palabras aceleradas e insensatas. Esos días cuando, el corazón, se posiciona ante lo que él cree, aunque la mente te pueda hacer dudar. Esos días cuando cuesta asimilar las cosas que ocurren a tu alrededor. Esos días cuando no sabes que va a ocurrir después. Esos días en los que, lo mejor que puedo hacer, es seguir aferrada a Ti.

[IN HEAVEN]

Es difícil de explicar. Estoy feliz, cumpliendo los propósitos de este año. Sabía que los “30” iban a ser especiales, pero ignoraba que sería el mejor año de mi vida. Sabía que esta era una etapa nueva, diferente. Ignoraba que, de hecho, sería un punto de “no retorno”, porque una vez que estás en el punto en el que estoy yo ahora (punto al cual me ha costado “entrar” por 5 años), sabes que no habrá vuelta atrás. Jamás seré la misma. Es como cuando estás en un avión, con el cinturón abrochado, con las puertas cerradas, con los dispositivos electrónicos apagados, y empiezas a sentir las vibraciones de las turbinas. ¡Es imposible decir: ey, detengan el avión, que me bajo! Esta es la sensación que tengo ahora. Algo ha empezado. Una fuerza —“superior” a todo lo que he conocido hasta ahora—está haciéndome temblar. Sé que será una especie de viaje vertiginoso, un viaje que no podré controlar, un viaje que me hará estar muy lejos de algunas cosas —de hecho, ya estoy lejos de ciertas cosas—, pero resulta que es el viaje que he esperado por tanto tiempo. No puedo decir que haya conseguido lo que busco, no. Sería demasiado precipitado, además de pretensioso. Simplemente estoy subida en el avión, y las turbinas me están haciendo vibrar. Ni siquiera he despegado. Sólo sé que lo que esté a punto de pasar, se irá fuera de mi propio control. Sé que me llevará a un destino increíble, pero desconozco los pormenores del viaje, no sé el tiempo que me lleve llegar, no sé a cuántas personas conoceré en ese avión, no sé a quiénes tendré que dejar atrás, en tierra, porque no comparten mi mismo destino… Pero es el viaje de mi vida. Es el viaje de mi vida.

Au revoir… 🙂

—Lihem.

LISTA DE LIBROS CRISTIANOS.

La siguiente, es una lista de libros cristianos que me he propuesto conseguir. Normalmente no suelo hacer grandes compras de este tipo de libros, porque intento seleccionarlos muy bien, y normalmente por temáticas.

Lo principal para mí, antes de comprar un libro cristiano, es conocer a su autor, su doctrina, testimonio, etc. En mi caso, soy más propensa a comprar libros de teología o de estudio antes que libros meramente dogmáticos o “comerciales” (del predicador de moda, o cosas así). Para mí es vital que la enseñanza que se me presente tenga bases no sólo experimentales, sino sobre todo doctrinales. Como se nos enseña a los estudiantes de teología, no se puede hacer doctrina de una experiencia.

Y en el vasto campo del cristianismo, hay distintos pensamientos, interpretaciones, etc. Y reconozco que, con el paso de los años, me he dado cuenta de que soy más del tipo conservador. Si tengo que elegir entre la austeridad y la “prosperidad”, me quedo con la primera. Si tengo que elegir entre el trato del carácter o el impulso ministerial a altos niveles, me quedo con lo primero. Y si tengo que escoger entre una habitación cerrada, o una plataforma exitosa, me quedaré también con lo primero.

Así que los libros que escogeré, siempre tendrán ese tinte de “llamada de atención a la fe auténtica”, más allá de los focos comerciales, o de las soluciones rápidas sin “morir”, o de las tácticas para “atraer” a más gente. No. Lo confieso, mi corazón busca otra cosa, y lo que busco, sólo tiene una forma de ser hallado. Y soy inmensamente feliz al haberme dado cuenta de esto más temprano que tarde. Que otros se aturdan con la saturación de actividades, y que otros se jacten de sus pequeños “grandes logros”. Ya pasé por eso. Y precisamente por ello, sé distinguir entre lo que quiero y lo que no.

Como en todos los ámbitos, también hay libros cristianos “comerciales”. Libros que carecen de profundidad, porque se basan en especulaciones teológicas del autor, más allá de una profunda reflexión retrospectiva. Esos libros pueden ser interesantes para ciertas generaciones o pensamientos. Pero, como ya he dicho antes, en verdad no estoy interesada en ese tipo de libros.

Me veo como un topo, excavando, excavando, excavando, mientras el “sistema” te tira a escalar. Y vaya si escalé. Pero cuando llegué, me di cuenta que ahí no estaba lo que yo quería. Y empecé a excavar. Talvez lo único que la gente ve ahora en mí, es la tierra que voy echando fuera de mi excavación. Y se preguntarán por qué remuevo tanto. Lo que no ven, es hasta dónde voy a llegar. Y realmente yo tampoco sé exactamente cuándo voy a llegar. Pero lo que sí sé, es lo que voy a encontrar. Y eso vale dejarlo todo, todo.

(Estoy motivada porque estoy leyendo a Leonard Ravenhill). 🙂

A. W. TOZER

Quiero TODOS los libros de este señor, y es inaudito que no tenga ninguno. Pero resulta que, como predicador nato, se le han publicado muchas obras. Pero los siguientes euros que invierta en libros cristianos, serán para sus libros, lo aseguro. Así que, empezaré por:

  • La búsqueda de Dios (clásico entre clásicos). (¡YA LO TENGO!)
  • Fe auténtica
  • Intenso (¡YA LO TENGO!)
  • La presencia de Dios en su vida
  • Diseñados para adorar
  • La verdadera vida cristiana
  • El conocimiento del Dios Santo (¡YA LO TENGO!)

C. S. LEWIS

Ya he mencionado que, si bien hay libros de Lewis (o acerca de él) que no tengo tanto interés en tener, hay otros que necesito tener:

  • Mero cristianismo
  • El problema del dolor

TIMOTHY KELLER

Parece que su estilo es como el de Lewis. Y me apetece leerle. Creo que me gustará lo que dice, y cómo lo dice.

  • El Dios pródigo

JOHN PIPER

  • No desperdicies tu vida
  • Hambre de Dios

JOHATHAN EDWARDS

  • La pasión por la gloria de Dios

Talvez no conozcas a ninguno de los autores de estos libros. Pero créeme que vale la pena conocerlos.

Lihem.